Y de cómo surgió comer una txuleta de larga maduración en una sidreria vasca. 

Habiendo preguntado en nuestro entorno sidrero, no se recuerda semejante reto. Tradición vasca y la última tendencia en el asado de txuletas frente a frente.

.
 

  
 

 

.
 Todo empezó entre dos buenos amigos del pueblo de Urnieta (Gipuzkoa), que durante el “pote” matinero reglamentario se enzarzaron en la ya clásica polémica de las largas maduraciones de la carne. ¿Los tertulianos? Joxe Fagoaga, carnicero, y Eugenio Setien, sidrero.
A ellos hay que darles las gracias de tener la oportunidad de degustar y disfrutar de una Iruki Dry Aged de 93 días y compararla con una Iruki PREMIUM de 25 días. 

 

.
Para dar más cache a esta “probaketa” tuvimos la suerte de contar con el considerado mejor parrillero nacional 2015, Jon Ayala del Laia Erretegia.  El último especialista en chuletas de larga maduración de Europa y el primero en el País Vasco, no dudó en ejecutar tan preciada carne. 

   
    
    
   
Momentos mágicos y únicos. Esos que se te quedan guardados en un rincón de tu cerebro. Carniceros, sidreros, parrilleros y gente apasionada por el buen comer, y beber! como dirían los hermanos Plazaola, juntos, departiendo sobre tan afortunada degustación. En definitiva, alimentando el conocimiento. 

   
  
La primeras txuletas fueron las Iruki PREMIUM, perfectas, jugosas, con sabor y frescura. La sidra, su maridaje perfecto. Nos encontrábamos en casa, todo era familiar. Sin novedades. 

Llegaron el turno para las largas maduraciones, y oh! Fuerza, potencia en el sabor, color ocre, granate, cecina, Foie gras… la intensidad del aroma me hacía recordar a platos de caza. Me invitaba a abrir una botella Ribera del Duero. Esto es otra cosa, ni mejor ni peor. ¿Acaso es mejor un Gran reserva que un Crianza?
Links de interés:

www.laiaerretegia.com

www.setien.net